El envejecimiento de la población reta a la sanidad

El envejecimiento de la población ha aumentado de forma constante a lo largo de a última década en Andalucía y las proyecciones para el futuro en España siguen el mismo camino. La esperanza de vida se prolonga. Esta noticia, que llega en gran parte ayudada por los avances sanitarios, ofrece consecuencias muy variadas y entre ellas un aumento de las personas que a medida que cumplan años tendrán mayor necesidad de acudir al médico o a la farmacia. La situación genera preocupación entre las partes implicadas en la actividad sanitaria para salvar, o evitar, situaciones límite. En la actualidad, según datos del INE, 155.573 residentes en la Granada ya han cumplido los 65 y unos 200 tienen más de 100 años.

En los últimos dos meses se han acercado a las Urgencias de los hospitales granadinos un buen número de pacientes de edad avanzada que han requerido atención. La afluencia ha llegado al punto de que las unidades se han visto saturadas, se han encontrado al límite de su capacidad obligando a tomar medidas como la ampliación del número de camas o refuerzos de personal. Las complicaciones y descompensaciones de las varias patologías crónicas que en gran medida aquejan a las personas de edad avanzada suelen aparecer en los pacientes que se ven obligados a acudir a estas unidades, así como a otros servicios sanitarios.

De hecho, en estos momentos el 5% de la población utiliza el 50% de los recursos sanitarios, tal y como explican desde la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. En ese porcentaje se incluyen los pacientes que sufren varias patologías y están polimedicados, entre los cuales la mayoría son personas mayores, «aunque no todos». En 2014 las estimaciones hablaban de que el 60% de los enfermos crónicos ya habían cumplido los 65.

El último balance anual de casos urgentes atendidos, el de 2014, desvela que uno de cada cuatro pacientes que requirieron el servicio había superado los 65 años. Según el Plan Andaluz de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas, las patologías crónicas son, en la actualidad, responsables del 59% de las muertes en el mundo y copan más del 70% del gasto sanitario, «y esto nos obliga a continuar emprendiendo nuevas actuaciones».

La conjunción de edad avanzada, cronicidad y pluripatología es la tarjeta de visita con la que llegan a Urgencias un buen número de pacientes y también la de muchos que necesitan los servicios de otros ámbitos de la asistencia sanitaria. A mediados del año pasado la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ya explicó que la suma de esos factores describía la fuente de la principal «demanda sanitaria». De hecho, apuntaban entonces que responden a casos que motivan el 80% de las consultas a atención primaria.

Un análisis del Conjunto Mínimo Básico de Datos de Andalucía (CMBD) de los hospitales del SAS en el periodo 2000-2010 pone de manifiesto cómo se están modificando las características de los pacientes que acuden a los centros andaluces. Durante este periodo el total de altas hospitalarias descendió en un 5,75%. Sin embargo, mientras que las altas hospitalarias en menores de 75 años descendieron un 14,15%, las altas en mayores de 74 años se incrementaron un 47,54%.

En esa misma década, el análisis del conjunto de las altas hospitalarias de Andalucía pone de manifiesto que en el 43,14% de las altas hospitalarias se identificó una enfermedad crónica que genera discapacidad. En este periodo se redujo un 21% el número de pacientes sin cronicidad, mientras que se incrementó un 66,82% el número de pluripatológicos.

Gasto farmacéutico

El gasto farmacéutico es otro de los indicadores del peso de los ciudadanos de edad avanzada en el ámbito sanitario. En este apartado se descubre que más de la mitad de la factura la consumen quienes han superado la edad de referencia. Sanidad explica que el importe –precio más IVA– farmacéutico de la población mayor de 65 años en el año 2014 representa un 53,31%, un resultado que en 2008 representaba un 48,82%.

El Servicio Andaluz de Salud destinó en 2014 cerca de 1.400 millones de euros a medicamentos, productos sanitarios y productos dietéticos (prescritos a través de recetas) para pensionistas, lo que supone un 1,88% de incremento respecto a 2013 (1.370 millones de euros). En lo que al consumo en número de envases también se ha producido un incremento, pasándose de los 110,8 millones de envases de 2013 a los 112,4 millones (incremento del 1,52%).

Entre los grupos de medicamentos más consumidos por este colectivo destacan (por orden de más a menos consumidores) los antihipertensivos (21,8 millones de envases), antiulcerosos (10,2 millones), analgésicos y antipiréticos (9,1 millones), tratamientos para el colesterol (6,8 millones), antitrombóticos (6,5 millones), ansiolíticos (6,3 millones) y antidiabéticos orales (4,6 millones), entre otros.

Si atendemos a los medicamentos más consumidos (por principio activo) en 2014 fueron: omeprazol (7,5 millones de envases), paracetamol (4,3 millones), acetilsalicílito ácido (4,1 millones), metamizol (4,1 millones), simvastatina (3,6 millones), metformina (2,6 millones)…

Respecto a los productos sanitarios más consumidos fueron los absorbentes para incontinencia urinaria (1,5 millones), tiras reactivas (771.000 envases) y apósitos (574.000 envases).

Desde el SAS explicaron a IDEAL que Andalucía, a diferencia de otras comunidades autónomas, permite evitar que los pensionistas andaluces tengan que adelantar dinero para retirar en las oficinas de farmacia los tratamientos que les receten los profesionales sanitarios tras la aplicación del nuevo copago farmacéutico, impuesto por el Gobierno de la nación, ya que el sistema identifica cuándo se ha alcanzado el tope establecido para cada pensionista.

«De hecho, entre julio de 2012 (fecha en la que comenzó el nuevo copago farmacéutico) y enero de 2015, este sistema ha evitado que los pensionistas andaluces hayan tenido que adelantar 90,9 millones de euros», abundan.

En la actualidad, las enfermedades más frecuentes en la población de edad avanzada son las demencias, entre las que se incluye el alzhéimer como la más prevalente. Siguen los trastornos afectivos, los problemas óseos y articulares, patologías vasculares, enfermedades oncológicas y deterioro funcional. Y en los próximos años, como expone el doctor Francisco Tarazona, el escenario será semejante, pero con más actores. Y ello, como apunta el doctor Francisco Tarazona «supone un gran reto sanitario y social también».

No es el único especialista que refiere las dificultades que puede entrañar la atención a los ancianos. El doctor Aurelio Duque, especialista de Primaria, considera que a medio plazo «eso puede comprometer el sistema». Habla también de las prestaciones sociales. Ese gran reto para la sanidad hace que desde la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales se quiera promover el envejecimiento activo». La cuestión no es pasajera, ya que la proyección de la evolución de los mayores de 65 para los próximos años en España, apunta a que en 2029 los ciudadanos de más de 65 años representarán el 24,9%, mientras que ahora suponen el 18,2%.

El tiempo irá dando a conocer el escenario en el que la sociedad, y por tanto la actividad sanitaria, tendrá que desenvolverse para ir ofreciendo la respuesta a las necesidades, al «reto» que, según apuntan algunos profesionales, se plantea. Los especialistas en Geriatría, médicos expertos en atención a los mayores, advierten de que la sociedad avanza hacia un escenario en el que las enfermedades serán las mismas y la prevalencia de las patologías que hoy afectan a las personas mayores se mantendrá, pero el número de enfermos será mayor en tanto que prevén que habrá más ancianos.

En Granada

Según los datos analizados por IDEAL, merced a los datos oficiales proporcionados por el SAS, en 2014 ingresaron en los hospitales de granada en alguna ocasión 19.224 personas mayores de 65 años o más. De ellos, 16.234 lo fueron en los hospitales del complejo hospitalario granada. En total, los ingresos fueron 25.576 en la provincia (20.734 en los hospitales de la capital), dado que alguno de ellos fueron ingresados en diferentes ocasiones a lo largo del año.

Si se tiene en cuenta que en 2014 se produjeron 53.000 ingresos en la capital granadina, se concluye que el 39% de los encamados en los hospitales fueron mayores de 65 años, cuando el porcentaje de población que corresponde a esta edad y por encima, actualmente se sitúa alrededor del 20% y pasaría a ser el 24,9 % en 2029 y el 38,7 % en 2064, según el informe de Proyección de la Población de España 2014-2064, del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ante ello una de las principales inquietudes de los profesionales de la geriatría es el gran riesgo de dependencia y los pocos recursos que se destinan a la prevención. En su opinión hoy «se hace mucho hincapié en el enfermo crónico y no tanto en la medicina preventiva».

http://www.ideal.es/granada/201505/01/envejecimiento-poblacion-reta-sanidad-20150430105924.html

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s