Jardines terapéuticos para el Alzheimer

Precioso arco Iris Donostiarra

Alzheimer’s Gardens Heal With Nature

See on Scoop.it – Gerontologia para jóvenes

 Elizabeth Brawley was set to pursue her fortune as an interior designer for the rich and famous.Then her mother was diagnosed with Alzheimer’s disease, and confined to a nursing home. 

See on abcnews.go.com

 

 

Elizabeth Brawley se formó como una diseñadora de interiores para ricos y famosos. Su madre fue diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer, e ingresó en una residencia. Su vida y su obra desde entonces tomó un curso radicalmente diferente.

“Nunca había estado en una residencia de ancianos antes de esa fecha. Cuando surgió la necesidad de ingresar a mi madre en una residencia me quedé sorprendida por lo que vi “.

Lo que vio, en una casa de mediados de los 80 , fueron adultos con pocas posibilidades de salir a la calle, a menudo mirando el mismo cuadro en la pared, la misma visión a través de una ventana o la televisión. Desde entonces, dedicó su vida profesional al “diseño para el Alzheimer” , todo desde pasamanos y sillas hasta las luces y salas enteras que se ajustan a las necesidades de los adultos con demencia.

Uno de sus proyectos fueron unos Paisajes-Jardínes para la Sociedad Americana de Alzheimer – una serie de nueve jardines diseñados para dar cabida a las personas con Alzheimer.

“Sabemos que salir fuera es bueno. Para los pacientes de Alzheimer puede ayudar a reducir la ansiedad, mejorar los patrones de sueño y darle al cuidador un descanso “, dijo Jack Carman, un arquitecto paisajista que era socio de Brawley en el proyecto del jardín.

El poder de la luz del sol

Las investigaciones han demostrado que las personas enfermas y ancianas que ven los árboles y el cielo se recuperan más rápido – con menos analgésicos y quejas – que los que se quedan mirando a las paredes de ladrillo. Numerosos estudios han mostrado una reducción en la presión arterial, la ansiedad, el dolor y otros síntomas de estrés cuando se les ofreció a los pacientes simplemente una cinta de vídeo o una fotografía de una escena natural.

El primer jardín de la memoria se abrió en julio de 1999 en un parque de media hectárea en Macon, Georgia

“Fué un gran éxito, porque todos en la comunidad lo utiliza. No es sólo para las personas con la enfermedad de Alzheimer”.

No es solamente un Jardín

Un Jardín de la memoria del Alzheimer puede parecer sólo un bonito parque, a primera vista, pero cada metro cuadrado está planeado cuidadosamente para que una persona con demencia se sienta seguro y dispuesto a explorar el mundo cerrado a su alrededor.

Las personas con demencia avanzada suelen vagar y perderse, tienen tendencia a poner cosas en su boca, se sienten confundidos cuando se les da demasiadas opciones, se asustan por sombras y tienen visión disminuida, dijo la Dra. Nancy Chapman, una gerontóloga de la Escuela de Estudios Urbanos y Planificación de la Universidad Estatal de Portland, que se especializa en psicología ambiental.

El jardín debe estar diseñado para satisfacer todas estas necesidades. Tener una sola entrada, una trayectoria circular en lugar de una red de caminos. Que esté lleno de bancos, plantas no tóxicas y que se cultiven plantas con flores de colores brillantes y agradables al tacto. Los bancos se colocan a cierta distancia de los árboles para que la sombra de las ramas no aparezca amenazante. El jardín se encuentra cerca de un baño y está lejos del tráfico.

Aunque los jardines curativos son una idea nueva, dijo Chapman – han sido discutidos en los últimos 40 años por algunos investigadores – la importancia de un ambiente al aire libre ha sido ignorado por los médicos y clínicas de reposo durante demasiado tiempo.

Los antiguos reconocieron los poderes curativos de la naturaleza, al retirarse a los manantiales sagrados y montañas en que fueron heridos o enfermos. Los egipcios y los griegos construyeron laberintos para caminar y meditar, los persas hicieron jardines paraíso, y en la Edad Media, los jardines de clausura con los árboles en flor y fuentes de agua calmaba a los enfermos.

En siglos posteriores, los monasterios que fueron utilizados como hospitales ofrecían patios con sombra y habitaciones amplias con vistas a la vegetación. Pero con el desarrollo de la cirugía, la radioterapia y los medicamentos milagrosos del siglo 20, los hospitales pasaron de la naturaleza a las máquinas, laboratorios y alas quirúrgicas.

“El concepto detrás de los jardines es realmente muy simple y se pueden hacer con gran diversidad”, dijo Brawley.

Programar las actividades del jardín

Los programas de actividades son esenciales para el éxito de un jardín, y deben ser planeadas anticipadamente – antes de comenzar con el diseño del jardín. Los espacios programados y diseñados para ubicar actividades específicas como parte del plan general tienen muchas mas posibilidades de proveer experiencias positivas. La flexibilidad en el diseño permite a las personas cambiar sus actividades a lo largo del tiempo

Los grandes espacios se tornan manejables cuando, en manos capacitadas, el jardín está separado como por magia en áreas para grandes grupos y actividades, espacios para la socialización en pequeños grupos, y algunos otros lugares para la privacidad. En este rumbo, el jardín puede proveer una variedad de opciones en lugares para visitar, tanto como tópicos de conversación – pájaros, flores, el clima – y la oportunidad de caminar brazo con brazo siempre como ejercicio.

El reconocer la importancia de las maravillas de la naturaleza en los entornos de curación ha inspirado el tener un número cada vez mayor de ventanas en los centros asistenciales. Las grandes ventanas proveen luz solar, abundantes vistas, y una colorida invitación a los jardines.

Flores, plantaciones de árboles, montañas, pájaros, y animales y otros lugares de interés muestran el exterior en los espacios interiores, animando a las personas a salir al jardín para una mirada más próxima.

El diseño como apoyo y promotor de actividades

A menudo nuestra visión original es un jardín tradicional. Pero imaginar los jardines de otra manera permite ampliar el programa de actividades y espacios activos disponibles.

En muchas instituciones de salud las actividades sólo se visualizan como ocurriendo en un lugar, porque los espacios para las actividades están en un lugar pequeño. Pero cuando expandimos nuestra visión, podemos trasladar algunas actividades al exterior.

Las instalaciones externas pueden verse como una serie de habitaciones diseñados para ubicar una variedad de usos. La preparación y consumo de alimentos puede ser trasladado mediante picnics y parrilleros. Las habas cultivadas en el jardín pueden ser clasificadas mientras se está sentado en el porche disfrutando de un buen clima.

Los espacios exteriores pueden ser diseñados para acomodar actividades familiares al aire libre, como la jardinería, tan bien como programas de arte, y otras actividades externas. Los porches deben ser diseñados para otras actividades, y no solo para sentarse en mecedoras. (Las meriendas especiales en el porche benefician a los residentes, y son fáciles de hacer cuando hay un buen diseño previo.)

Enlace vídeo: http://youtu.be/GhXKAQzF5HI

http://gerontologiaparajovenes.es/?p=722

Anuncios

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Jardines terapéuticos para el Alzheimer

  1. Pingback: Propuesta segundo reportaje (Nuria Reig) | Reporterismo de Investigación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s