En la donación de tejido cerebral, las asociaciones de familiares de pacientes con alzhéimer juegan un papel fundamental

Entrevistamos a Alberto Rábano, director del banco de tejidos de la Fundación CIENBT-CIEN, para el documental del foro social de la Fundación CIEN y CIBERNED. En el documental que realizamos con preguntas de las asociaciones de familiares de pacientes con enfermedad de Alzheimer y de los seguidores de Facebook, Twitter y LinkedIn no pudimos incluir toda la información, por lo que en este artículo reproducimos toda la entrevista con Alberto Rábano en la que explicó la importancia de la donación de tejido y agradeció a las asociaciones su labor divulgadora.

¿Cómo contribuye la donación de tejido cerebral a la investigación del alzhéimer?

La donación de cerebros es fundamental, ya que la investigación sobre la enfermedad de Alzheimer puede comenzar realizándose sobre cultivos de células o modelos animales de  la enfermedad, pero siempre hay una fase de la investigación en que hay que comparar los resultados experimentales con la enfermedad real, que es mucho más compleja, y para ello es necesario disponer de tejido de cerebros donados. Utilizar la enfermedad humana real como referencia, p.ej., a través del tejido donado, aumenta la probabilidad de que la investigación pueda resultar útil para las personas que la padecen.

¿Es conocida la donación de cerebros?

La actividad de nuestro Banco de Cerebros comenzó en 1996 en la Universidad Complutense de Madrid, y en aquel momento este tipo de donación era totalmente desconocida. España es un país muy solidario en la donación de órganos para trasplante, somos líderes a nivel mundial, pero ha sido necesario diferenciarnos y aclarar que buscamos donaciones de tejido estrictamente para investigación Sin embargo, aunque la donación de tejido cerebral comenzó en España con un retraso de unos 25 años con respecto a los primeros países que la pusieron en marcha, estamos recuperando rápidamente ese tiempo perdido.

¿Qué es un  biomarcador?

Un biomarcador es cualquier dato que indique que una persona padece una enfermedad incluso antes de que esta se manifieste clínicamente. Un biomarcador puede incluso identificar a la población en riesgo de padecer la enfermedad. Actualmente hay muchos centros de investigación buscando biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer, principalmente bioquímicos y de neuroimagen, que utilizados conjuntamente nos permitan detectar la enfermedad antes de que aparezcan los primeros síntomas o, mejor aún, la población en riesgo de padecerla.

¿Por qué es tan difícil diagnosticar la Enfermedad de Alzheimer?

El Alzhéimer es una enfermedad muy compleja que tiene varias causas, afecta a muchas regiones del cerebro y en muchos casos se asocia con otras enfermedades neurodegenerativas y vasculares,como la patología cerebrovascular, la demencia con cuerpos de Lewy, la enfermedad de Parkinson… creando una pequeña selva que los neurólogos deben desentrañar para saber que síntomas pertenecen a cada enfermedad. Podemos decir que la enfermedad de Alzheimer es en realidad las enfermedades de Alzheimer, para las que es necesario encontrar múltiples estrategias terapéuticas.

¿Se diagnostica bien el alzhéimer?

Actualmente hay una amplia experiencia en el diagnóstico de esta patología y se realiza un diagnóstico razonablemente preciso, gracias a la labor de los neurólogos y los neuropsicólogos, a la que han contribuido los bancos de cerebros contrastando los diagnósticos realizados con las lesiones que encontramos en el estudio post mortem. El desafío es poder realizar ese diagnóstico eficaz en los primeros síntomas o en el inicio de la enfermedad.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad de Alzheimer?

Generalmente la enfermedad de Alzheimer comienza manifestándose con un trastorno de memoria, como resultado de la afectación del hipocampo, que afecta a la memoria episódica o reciente. Pero no siempre es así, y entre el 20 y el 25% de los casos de alzhéimer son atípicos y comienzan manifestándose con trastornos de conducta, depresión, problemas motores, de lenguaje… en estos casos el alzhéimer afecta primero al lóbulo frontal o a otras regiones cerebrales, y puede ser diagnosticado inicialmente como demencia frontotemporal o como otro tipo de demencia degenerativa.

¿Cuál es el futuro de la patología?

En las últimas décadas se ha constatado un aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados, no se sabe dónde está el límite de la longevidad, se especula que podría estar en torno a los 120 años, pero el objetivo de la geriatría no es conseguir cantidad de vida sino calidad de vida, retrasando los problemas asociados al envejecimiento a los últimos años. Actualmente conocemos muy poco del comportamiento del cerebro en personas nonagenarias y centenarias, y por eso estamos realizando un estudio con ellas, para saber cómo evoluciona el alzhéimer en esas edades, ya que no se comporta de igual manera que en personas más jóvenes.

¿Cómo colaboran las asociaciones de familiares de pacientes de alzhéimer en la donación de cerebros?

La labor de las asociaciones ha sido fundamental para la donación de tejido cerebral. Las asociaciones realizan numerosos actos informativos en los que colaboramos desde el Banco de Cerebros BT-CIEN, distribuyen nuestra información… y han logrando normalizar la donación, incluyéndola dentro de sus actividades, junto al apoyo jurídico a las familias o los talleres cognitivos. Se concibe como su propia forma de contribuir a la investigación y ayudar en la búsqueda de soluciones a la enfermedad. Esta labor ha supuesto un gran impulso a la donación de cerebros y a la colaboración con los investigadores.

¿Puede influir el envejecimiento activo en la prevalencia de la demencia?

En los últimos meses están apareciendo datos interesantes de varios países, incluido el nuestro, que apuntan a que la incidencia de Alzheimer podría no estar aumentando tanto como se había previsto en función del envejecimiento de la población. Esto podría indicar que es posible prevenir o retrasar la enfermedad hasta cierto punto mediante el control de los factores de riesgo y la mejora global de la salud. Sin embargo, es difícil poder demostrar que el control de los factores de riesgo vascular, muy relacionados con la enfermedad de Alzheimer, el aumento del nivel educativo y la actividad física y psicológica, que aumenta la reserva cognitiva, contrapesan el aumento de la longevidad. En los próximos años podremos verlo más claramente y sería el éxito de los programas de prevención basados en la dieta y la actividad física y psicológica.

http://fundacioncien.es/blog/index.php/2013/10/en-la-donacion-de-tejido-cerebral-las-asociaciones-de-familiares-de-pacientes-con-alzheimer-juegan-un-papel-fundamental/

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s