Cómo y cuánto dormimos podría predecir el deterioro cognitivo

Estudiantes nerviosos por los exámenes, personas preocupadas por su trabajo (o por la falta de él), los que acaban de estrenar la paternidad… muchos somos los que alguna vez hemos sufrido los problemas para conciliar el sueño, y lo que es peor, hemos vivido en primera persona las consecuencias al día siguiente. Estamos somnolientos, cansados físicamente, nos cuesta concentrarnos, nos despistamos y cometemos más errores de lo habitual, estamos más desanimados o incluso más irritables… porque dormir  hoy es importante para sentirse bien mañana.

Pero hoy sabemos más. Sabemos que dormir puede afectar de cara al futuro más lejano. Sí, volvemos a hablar de cerebros y de deterioro cognitivo. Hannah A.D. Keage y su equipo de colaboradores realizaron un trabajo (Sleep Medicine, 2012) en el que intentaron analizar las características del sueño que podrían predecir el deterioro de las funciones mentales en las personas mayores. Partiendo de la base del aumento de problemas de sueño a medida que envejecemos, resulta interesante determinar qué patrones de sueño o qué hábitos son los que nos exponen a un mayor riesgo de sufrir un deterioro cognitivo.

Preguntaron a más de 2000 personas sanas mayores de 65 años acerca de sus problemas para dormir, las siestas, el grado de somnolencia durante el día, las horas que dormían cada día, etc. y midieron el funcionamiento cognitivo con el Mini-Mental State Evaluation (MMSE), un instrumento que se usa frecuentemente como ‘screening’ o evaluación básica y rápida de diversos aspectos mentales. Realizaron un seguimiento de los participantes durante diez años.

Encontraron que las siestas diarias correlacionaron con un menor riesgo de deterioro a los dos y a los diez años del comienzo del estudio (particularmente las de una hora o más de duración). Por  el contrario, hallaron que dormir menos de seis horas y media cada noche y tener un grado de somnolencia elevado durante el día, se asociaron con un mayor riesgo de declive cognitivo después de diez años.

Uno de los motivos por los que este tipo de estudios me resultan muy interesantes como psicóloga, es por el importante margen de actuación que dejan al individuo. Hay cosas que podemos hacer hoy por cuidarnos de cara al mañana. Dormir más y mejor practicando higiene del sueño, por ejemplo; mantenernos en forma haciendo algo de ejercicio físico; o preocuparnos por prevenir el deterioro cognitivo antes que nos hagamos mayores utilizando ejercicios específicos de memoria, atención, percepción… etc. No nos ‘durmamos en los laureles’ y pongámonos manos a la obra en la prevención.

http://www.unobrain.com/blog/como-cuanto-dormimos-podria-predecir-deterioro-cognitivo?goback=%2Egde_5132548_member_5799078074049904640#%21

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo y cuánto dormimos podría predecir el deterioro cognitivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s