Mayores de Huelva recopilan en un libro cuentos y juegos tradicionales

Mayores de los centros de participación activa de la provincia de Huelva dependientes de la Junta de Andalucía han recopilado en un libro cuentos y juegos de origen tradicional con el objetivo de recuperar este importante apartado de la cultural popular.

La publicación, editada por la Delegación Territorial de Salud y Bienestar Social bajo el título ‘Recordando nuestra niñez: cuentos y juegos de nuestros mayores’, es el fruto del trabajo desarrollado en dos talleres por parte de los usuarios de los centros de participación activa onubenses, con especial implicación en el caso de los ubicados en las localidades de Almonte, Ayamonte, Lepe y Bollullos Par del Condado.

La delegada territorial de Salud y Bienestar Social, Lourdes Martín, ha sido la encargada hoy de presentar el libro, que se elaboró coincidiendo con la conmemoración en 2012 del Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional. Durante el acto, la responsable de la administración autonómica he destacado que “este trabajo es una buena muestra de que las personas mayores tienen mucho que aportarnos”. “Poseen –ha añadido- un precioso legado, heredado de sus antepasados y acuñado por sus propias vivencias, que nos transmiten continuamente y que, de manera recíproca, las nuevas generaciones tenemos la responsabilidad de corresponder”.

Martín también ha reiterado que “esta obra sirve además para recordar y conservar parte de nuestras tradiciones, de nuestro pasado, convirtiéndose en una excelente manera de disfrutar y enriquecer nuestro patrimonio”.

El libro está estructurado en dos partes. Una primera en la que se recogen un total de 15 cuentos tradicionales, seleccionados a partir de las propias vivencias, historias y recuerdos de los mayores, incluso algunos de ellos procedentes de la transmisión oral de padres a hijos. Los relatos incluidos son los siguientes: ‘La cachiporra’, ‘El cuento de la lechera’, ‘La rosa y el sapo’, ‘La mata de albahaca’, ‘La gallinita y el pollito’, ‘El zurrón mágico’, ‘El pajarito y el carámbano’, ‘El mono titiritero’, ‘El enano saltarín’, ‘El cuento de pimpibirola’, ‘El castillo de irás y no volverás’, ‘El burro y el buey’, ‘La ratita presumida y su esposo don ratón’, ‘El tío de los tarritos’ y ‘Garbancito’.

Gracias a este primer taller, los participantes han disfrutado de un espacio en el que han trabajado la memoria y fomentado tanto la escritura como la lectura. De hecho, durante las sesiones no sólo han reunido cuentos antiguos, también se han confeccionado e inventado relatos propios a partir de recuerdos de la infancia, historias de personajes, costumbres de los pueblos o anécdotas personales de los miembros de los grupos.

La segunda parte de la publicación está referida a los juegos que practicaban los mayores durante su niñez y adolescencia, muchos de ellos ya desaparecidos, por lo que la principal finalidad del otro taller ha sido rescatarlos del olvido y que puedan ser disfrutados en la actualidad por las nuevas generaciones. Las actividades lúdicas se han dividido en tres grupos y, a su vez, en diferentes tipos: juegos motóricos (de carrera-persecución-competición, salto, habilidad-lanzamiento, deportes y juegos rítmicos-canciones); juegos de ingenio (juegos de mesa y manipulativos), y juegos simbólicos (imitativos-simbólicos).

Adornados igualmente con ilustraciones, cada uno de los juegos viene acompañado de una descripción sobre cómo debe ejecutarse, materiales necesarios y número de participantes. Algunos de los principales ejemplos de cada categoría son las ‘Cuatro esquinas’, ‘Bote bolero’, ‘El pañuelo’, ‘Escondite’, ‘Gallinita ciega’, ‘Pollito inglés’, ‘La comba’, ‘Saltar a piola’, ‘El teje’, ‘Elástico’, ‘Canicas’, ‘Trompazos’, ‘El carro’, ‘Hula-hop’, ‘Cucaña’, ‘Pulso’, ‘Cromos’, ‘Las sillas’, ‘El corro’, ‘Las prendas’, ‘Pimpirigallo’, ‘Petanca’, ‘Tres en raya’, ‘Cartas’, ‘Parchís’, ‘Dominó’, ‘Chapas’, ‘Recortables’, ‘Yo-yo’ o ‘Las casitas’.

En total se trata de una selección de 104 juegos, definidos en el texto como “una herramienta imprescindible para el aprendizaje y desarrollo integral del ser humano, que asimismo posibilita conocer la realidad familiar, social, cultural y material del mundo que le rodea, proporcionándole de esta forma la imagen de sí mismo”.

Envejecimiento activo

El desarrollo de este proyecto se suma al extenso listado de actividades que de forma diaria se llevan a cabo en los centros de participación activa, que abarcan desde charlas a cursos, aulas, talleres culturales, bailes, deporte, conciertos, juegos o viajes.

No en vano, estos centros se conciben como espacios en los que se organizan programas con la finalidad de desarrollar la capacidad de aprendizaje, fomentar la participación cultural en el entorno, ampliar los niveles formativos y ser lugares generadores de salud para los mayores, así como fomentar las relaciones humanas, entre otros aspectos.

Todas estas actuaciones se encuentran en consonancia con las políticas de envejecimiento activo de la Consejería de Salud y Bienestar Social, que tienen como meta procurar el bienestar social e individual de las personas mayores, mejorar su calidad de vida y su imagen ante la sociedad, promover la autonomía personal, prevenir situaciones de dependencia e incrementar la cooperación y la solidaridad entre generaciones.

El envejecimiento activo es un concepto que incide en que la vejez no es una enfermedad social, sino, al contrario, un logro sin precedentes y la apertura de nuevas posibilidades para las personas en esta etapa de sus vidas.

El Gobierno andaluz lleva impulsando desde hace más de 20 años programas para favorecer el envejecimiento activo. En esta línea, Andalucía ha sido la primera comunidad autónoma en elaborar el Libro Blanco sobre el Envejecimiento Activo, que recoge un total de 130 recomendaciones para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Otros ejemplos de programas de envejecimiento activo son el programa de turismo social para personas con menos recursos, el Servicio Andaluz de Teleasistencia, las aulas universitarias para mayores o la tarjeta Andalucía Junta Sesentaycinco, cuyos titulares tienen a su disposición descuentos y beneficios en el acceso a servicios culturales, deportivos y lúdicos, así como en la compra de productos.

http://huelvaya.es/2013/07/09/mayores-de-huelva-recopilan-en-un-libro-cuentos-y-juegos-tradicionales/

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s