UNO DE CADA TRES MAYORES SUFRE AL MENOS UNA CAIDA AL AÑO

Alrededor del 30% de los mayores de 65 años sanos sufre caídas al menos una vez al año. El 50% si se trata de personas que se encuentran en residencias. Una cifra que aumenta hasta la mitad del total de sujetos si se tiene en cuenta que son varias las caídas al año. Un grave problema que afecta a la calidad de vida de las personas mayores, a su integridad y a todo el sistema socio sanitario según ha expuesto el catedrático de Fisiología de la Universidad de A Coruña, Javier Cudeiro en la conferencia de clausura de este sábado en el XXV Congreso de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría donde advirtió que el 20% de las caídas necesitan atención médica y el 5% derivan en una fractura, convirtiéndose en el motivo principal de lesión (80%)  causante de ingreso en el hospital de personas mayores de 65 años.

En algunos casos, matizó, las caídas reiterativas conducen a una disminución de autonomía personal incrementada por el temor a la repetición, con el consiguiente aislamiento social, dado que los afectados permanecen el mayor tiempo posible en un entorno que considera seguro limitando su movilidad. Todo ello es producto de una pérdida de confianza que puede derivar en episodios de depresión y ansiedad.
En el caso de patologías como la Enfermedad de Parkinson, (EP) el problema se agudiza debido a la mayor prevalencia de las caídas (casi el 70% de los EP se caen una vez al año, y alrededor del 50% varias veces el mismo año).
Esto se debe, por una parte, a que uno de los síntomas cardinales de la enfermedad es la inestabilidad postural, y por otra se relaciona con la lentitud que experimentan los pacientes en la ejecución de los movimientos protectores y de re-equilibrio, lo que deriva en lesiones mucho más frecuentes y de mayor gravedad.
No es por tanto de extrañar, asegura Cudeiro, que estudios realizados en países occidentales indiquen que dado el incremento en la población mayor de 65 años y las tendencias crecientes, se deberán tomar medidas preventivas que reduzcan el impacto social de las caídas, tanto en lo que se refiere a los recursos económicos como humanos.
Reorganizando el movimiento a través de los sentidos Desde los años 60 del pasado siglo, se ha observado que existe una relación muy interesante entre la estimulación sensorial y la organización del movimiento. De hecho, y cuando nos referimos a patologías neurodegenerativas con un importante componente motor, como la EP, si suministramos señales externas, ya sea por medio de la visión, deloído o incluso del tacto, con la intención de suplir el déficit de las señales marcadoras internas que contribuyen al control del movimiento, podemos ayudar a la ejecución de los movimientos. Esta posibilidad, como no podía ser de otra forma, tiene una base neuronal porque sabemos que dentro de la enorme complejidad del cerebro existen rutas alternativas para desarrollar una misma función.
En el caso del movimiento y los EP, hay otras partes del sistema nervioso (como el cerebelo) que contribuyen al control motor cuando losm ovimientos se inician mediante un estímulo externo, como cuando se llama nuestra atención con un sonido para que nos dirijamos hacia él.
 
Estos circuitos serían los destinatarios de la estimulación rítmica externa que se aplica en los enfermos de Parkinson, y servirían comouna ayuda para iniciar, mejorar el movimiento e, incluso, y esto es realmente importante, superar los bloqueos motores que son tan incapacitantes. Además, estas estrategias han demostrado que reducen significativamente la variabilidad de la marcha lo que disminuye el  riesgo de caídas.
Por otra parte, se conoce que ciertos grupos de neuronas que forman parte del llamado sistema de las neuronas espejo, se activan tanto a través de la información sensorial como del movimiento, es decir, al ver hacer un determinado movimiento y al hacerlo, por lo que se han relacionado con el aprendizaje por imitación. Las neuronas espejo podrían tener un rol esencial en las transformaciones visuo-motoras necesarias para la correcta ejecución de un acto motor. El papel de la información visual en la marcha es crucial y quizá mediante la modulación del flujo óptico de información del entorno se puedan mejorar los movimientos alterados. Ciertos estudios científicos han demostrado la eficacia de la observación en la facilitación delmovimiento .
Conclusiones del XXV Congreso de la SGXX
Con más de 250 inscritos (todo un record en este ámbito en Galicia), 60 comunicaciones, ponentes de tres países europeos y de diferentes Comunidades Autónomas españolas, el XXV Congreso de la SGXX ha  resultado un gran éxito a todos los niveles. Un foro que ha servido, entre otras importantes cuestiones, “para poner en valor la preocupación de los que trabajamos en el ámbito de las personas ayores para encontrar soluciones al envejecimiento que se está produciendo en la sociedad”.
El Congreso de las Bodas de Plata de esta entidad gallega, pionera y a la vanguardia de la Geriatría y la Gerontología en Europa, se celebró en A Coruña durante este viernes y sábado bajo el lema geriatría Investigación, Desarrollo e Innovación en Gerontología y geriatría y que bajo una perspectiva internacional reunió a diferentes expertos europeos, españoles y gallegos para debatir acerca del envejecimiento y las distintas alternativas que los grupos de investigación plantean para abordarlo.
El Congreso cuenta con destacados ponentes gallegos, españoles y de tres diferentes países europeos.
A lo largo de sus diferentes sesiones, se expusieron los avances de grupos gallegos en el campo de las TIC aplicadas a apoyar a las personas mayores que permanecen en su domicilio así como de los factores de riesgo vinculados al envejecimiento no saludable. Todo con el objetivo de profundizar en el conocimiento gerontológico y geriátrico, contribuyendo a construir una sociedad más justa, en donde pongamos en valor todo lo que se refiere al envejecimiento y las personas mayores.
La SGXX, fundada en 1989 y con más de 400 socios pertenecientes a las diferentes disciplinas de la Gerontología y Geriatría pretende poner en valor con este Congreso la labor desarrollada en la Red Hospitalaria Gallega y en Atención Primaria, en nuestras Universidades y  por parte de las entidades prestadoras de servicios sociales.

 

Alrededor del 30% de los mayores de 65 años sanos sufre caídas al menos una vez al año. El 50% si se trata de personas mayores que se encuentran en residencias geriátricas. Una cifra que aumenta hasta la mitad del total de sujetos si se tiene en cuenta que son varias las caídas al año. Un grave problema que afecta a la calidad de vida de las personas mayores, a su integridad y a todo el sistema socio sanitario según ha expuesto el catedrático de Fisiología de la Universidad de A Coruña, Javier Cudeiro en la conferencia de clausura del XXV Congreso de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría donde advirtió que el 20% de las caídas necesitan atención médica y el 5% derivan en una fractura, convirtiéndose en el motivo principal de lesión (80%)  causante de ingreso en el hospital de personas mayores de 65 años.

Importancia de las caídas en personas mayores

En algunos casos, matizó, las caídas reiterativas en personas de tercera edad conducen a una disminución de autonomía personal incrementada por el temor a la repetición, con el consiguiente aislamiento social, dado que los afectados permanecen el mayor tiempo posible en un entorno que considera seguro limitando su movilidad. Todo ello es producto de una pérdida de confianza que puede derivar en episodios de depresión y ansiedad.

 

 

En el caso de patologías como la Enfermedad de Parkinson, (EP) el problema se agudiza debido a la mayor prevalencia de las caídas (casi el 70% de los EP se caen una vez al año, y alrededor del 50% varias veces el mismo año).

Caídas en tercera edad.  Una de cada tres personas mayores se caen una vez al año

Esto se debe, por una parte, a que uno de los síntomas cardinales de la enfermedad es la inestabilidad postural, y por otra se relaciona con la lentitud que experimentan los pacientes en la ejecución de los movimientos protectores y de re-equilibrio, lo que deriva en lesiones mucho más frecuentes y de mayor gravedad.

 

No es por tanto de extrañar, asegura Cudeiro, que estudios realizados en países occidentales indiquen que dado el incremento en la población mayor de 65 años y las tendencias crecientes, se deberán tomar medidas preventivas que reduzcan el impacto social de las caídas en personas ancianas, tanto en lo que se refiere a los recursos económicos como humanos.

 

Reorganizando el movimiento a través de los sentidos Desde los años 60 del pasado siglo, se ha observado que existe una relación muy interesante entre la estimulación sensorial y la organización del movimiento. De hecho, y cuando nos referimos a patologías neurodegenerativas con un importante componente motor, como la EP, si suministramos señales externas, ya sea por medio de la visión, deloído o incluso del tacto, con la intención de suplir el déficit de las señales marcadoras internas que contribuyen al control del movimiento, podemos ayudar a la ejecución de los movimientos. Esta posibilidad, como no podía ser de otra forma, tiene una base neuronal porque sabemos que dentro de la enorme complejidad del cerebro existen rutas alternativas para desarrollar una misma función.

 

En el caso del movimiento y los EP, hay otras partes del sistema nervioso (como el cerebelo) que contribuyen al control motor cuando losm ovimientos se inician mediante un estímulo externo, como cuando se llama nuestra atención con un sonido para que nos dirijamos hacia él.

 

Aspectos cerebrales de las caídas en personas ancianas 

Estos circuitos serían los destinatarios de la estimulación rítmica externa que se aplica en los enfermos de Parkinson, y servirían comouna ayuda para iniciar, mejorar el movimiento e, incluso, y esto es realmente importante, superar los bloqueos motores que son tan incapacitantes. Además, estas estrategias han demostrado que reducen significativamente la variabilidad de la marcha lo que disminuye el  riesgo de caídas.

 

Por otra parte, se conoce que ciertos grupos de neuronas que forman parte del llamado sistema de las neuronas espejo, se activan tanto a través de la información sensorial como del movimiento, es decir, al ver hacer un determinado movimiento y al hacerlo, por lo que se han relacionado con el aprendizaje por imitación. Las neuronas espejo podrían tener un rol esencial en las transformaciones visuo-motoras necesarias para la correcta ejecución de un acto motor. El papel de la información visual en la marcha es crucial y quizá mediante la modulación del flujo óptico de información del entorno se puedan mejorar los movimientos alterados. Ciertos estudios científicos han demostrado la eficacia de la observación en la facilitación delmovimiento .

La presentación de este estudio seguro será seguida con especial interés por parte de los profesionales que trabajan en residencias de tercera edad de Galicia.

 

http://inforesidencias.com/noticias/detalles.asp?IDNot=2272&title=UNO_DE_CADA_TRES_MAYORES_SUFRE_AL_MENOS_UNA_CAIDA_AL_ANO

Anuncios

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNO DE CADA TRES MAYORES SUFRE AL MENOS UNA CAIDA AL AÑO

  1. diseannika dijo:

    Reblogueó esto en Mayores de Hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s