Mi mujer no me deja conducir: 6 Consejos para evitar la conducción

Una decisión nada fácil. Lo mismo le ocurrió a Pasqual Maragall, podemos verlo en el documental “bibicleta, cuchara, manzana” (http://www.rtve.es/alacarta/videos/version-espanola/version-espanola-bicicleta-cuchara-manzana/1342369/)

El Taller de mis Memorias

Miguel, un alumno mío en un Taller de memoria, venía cada día diciendo: “¿Tú te crees que mi mujer no me deja conducir? ¡Menuda caminata tengo hasta aquí! ¡todos los días igual! Y total, para que el coche coja polvo en el garaje …” 

Tomar la decisión de que una persona con Alzheimer ya no pueda conducir es difícil, y debe ser comunicado al enfermo con cuidado y sensibilidad. A pesar de que la persona pueda estar molesta por la pérdida de independencia como era el caso de Miguel, la seguridad debe ser una prioridad. En el caso de mi alumno, él mismo reconocía un “susto” que hacía pocos años había tenido mientras conducía su coche por la ciudad: llegó a una rotonda con una de esas obras de arte gigantes en su centro, que han crecido como setas en nuestras ciudades en pocos años, y se quedó absorto mirando…

Ver la entrada original 316 palabras más

Anuncios

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s