Las dos caras del “envejecimiento activo”

  • ´En las últimas semanas se ha venido comentando la existencia de una doble consideración de lo que significa el concepto de “envejecimiento activo”. El planteamiento que está surgiendo recientemente es dar por supuesto que el envejecimiento activo es sinónimo de trabajo o empleo. Dando lugar a la creencia de que, lo que se está fomentando con el envejecimiento activo, es que las personas mayores permanezcan en sus puestos de trabajo cada vez más tiempo.

 

image

Pero esta es una creencia errónea. No se debe exigir como condición para un envejecimiento activo y saludable la obligación de continuar trabajando. Sino que ésta debería ser una decisión de cada persona. Es decir, cada uno de nosotros/as debemos tener la posibilidad de elegir (no la obligación) de si queremos continuar en el mercado laboral cuando nos hagamos mayores. Este ejercicio de libertad de elección sí es envejecimiento activo.

En mi opinión, el término de “envejecimiento activo”, es sinónimo de envejecimiento satisfactorio. Esto es, que cada vez más personas envejezcan mejor, estableciendo una perspectiva preventiva. Es decir, introduciendo medidas para lograr un  envejecimiento activo a lo largo de toda la vida y de forma intergeneracional, impulsando la comprensión y participación. Proporcionando así el bienestar en todas las etapas de nuestras vidas.

Además, el punto de vista del envejecimiento activo supone derechos, deberes, participación y empoderamiento para todas las personas mayores, independientemente de sus condiciones y capacidades.

Se debe orientar el enfoque del envejecimiento activo hacia la construcción de una sociedad para todas las edades, evitando la separación entre las diferentes edades, y los prejuicios.

Por ejemplo, teniendo en cuenta la participación activa de las personas mayores en la vida política y social. Ya que, el diseño de las políticas y programas de envejecimiento activo deben tener como protagonistas a las personas y no a las instituciones.

Asimismo, en el ámbito familiar debemos considerar la importancia de la solidaridad intergeneracional por las nuevas formas que irán adquiriendo nuestras comunidades, debido al progresivo envejecimiento. De hecho, uno de los retos de la promoción del envejecimiento activo para este siglo, es que los espacios públicos de los municipios deben ser sostenibles y útiles para poblaciones cada vez más envejecidas.

Por otro lado, es necesario considerar el inmenso valor de los conocimientos que pueden transmitir las personas mayores a la sociedad, colaborando en la educación. Se ha demostrado que en los grupos en los que participan personas mayores, disminuye el riesgo de fracaso escolar.

Por lo tanto, no debemos caer en la falsa creencia de que el envejecimiento activo es trabajar hasta el último día de nuestra vida. Debemos preguntarnos porqué nos están intentando vender esta creencia errónea y abrir nuestra mente a la realidad. Teniendo siempre presente que el envejecimiento activo comprende una amplitud de propuestas para añadir bienestar a esa etapa de la vida, debiendo considerarse durante todo el proceso vital, planificando políticas a largo plazo. El envejecimiento activo es cosa de todos.

Inés Hernández Cobreros.

Trabajadora Social experta en Gerontología.

Directora de La Casica De Mis Abuelos

http://www.eladelanto.com/index.php?news=39620
.

Acerca de Psicólogo Pablo

Soy Psicólogo, con Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Esta entrada fue publicada en Noticias interesantes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s